AOS

¿Dónde lo hacemos?

El teatro de Sarriá se construyó en 1905 gracias a que la familia Mumbrú cedió la corte de animal de su masía, situada en la calle Cataluña n. 19, y que actualmente corresponde en la calle Mayor de Sarriá 117.

El corral que había en el patio de la casa se reformó y convirtió en teatro.

No es el único teatro que ha nacido gracias a la transformación de un corral: otros teatros catalanes y europeos (como por ejemplo el más antiguo de Austria en la ciudad de Grein) han tenido el mismo origen.

Así pues un grupo de sarrianencs aficionados al teatro se reunieron para salir adelante su construcción.

El teatro se inauguró el 1 de enero de 1907 con la primera representación de la Estrella de Nazaret, los tradicionales pastorcillos de Sarriá que todavía se representan.

La creciente actividad hizo pequeño el teatro y en 1927 se derroca el interior, pero se guardan las cuatro paredes y se construye un teatro nuevo con un escenario a la italiana.

Parece que el constructor es el padre del maestro de obras que está remodelando el teatro Romea.

Está comprobado que el teatro Romea estuvo cerrado todo el 1927 y parece que con los mismos planos del hijo, el padre, Jacinto Torner, construye el interior del teatro de Sarriá, eso sí algo más pequeño para adecuarlos a la medida de Sarriá.

En cualquier caso, los parecidos entre los dos teatros son altamente significativas. Y el teatro se hace gracias a la dedicación y al voluntarismo de artesanos de Sarriá: paletas, peonas, maestras de obras, carpinteros, cerrajeros, manyàs,…. todos hiposen su espíritu artístico, sus conocimientos y sus materiales, aun su aportación económica, pero sobre todo su estimación al arte y a la cultura.

El resultado es un teatro muy bien hecho, bien acabado, con materiales de primera calidad y que ha sobrevivido al paso del tiempo. Y socios, vecinos y público llenan cada domingo el teatro.

Hasta que no llega el 600 se pasan la tarde entera: los programas de mi dan fe de las actividades que empezando a las 4 de la tarde se podían alargar hasta las 9 del anochecer.

Si hacía frío, ningún problema: cada cual llevaba su brasero, o bien muy abrigados con mantas, gorras, abrigos, bufandas, guantes, …

El año 1943 la parroquia paga unas deudas a los socios y lo “compra” a fin de que no caiga en manos de los fascistas.

El teatro pasa a ser propiedad de la parroquia y puede continuar su actividad.

Hasta el año 2004 no se vuelve a hacer ninguna más intervención.

Aquel año se ponen las puertas de emergencia y la manga de agua a fin de que pueda continuar la actividad del teatro a la platea.

Los bomberos hacía años que habían prohibido que el público fuera al anfiteatro pues era todo de madera.

El año 2010 empieza a llover al escenario (a pesar de que las primeras goteras habían aparecido muchos años antes) y la Junta actual empieza a movilizarse para conseguir recursos con objeto de posar el teatro al día en relación a las normativas actuales.

Así en 2012, 2013 y 2014 se reforma la caja escénica, la platea y el anfiteatro sucesivamente: el teatro se hace accesible, y cuando se inaugura el 2015 cumple todas las normativas de aislamiento acústico y térmico y de seguridad.

Actualmente continúa su vitalidad con una programación de calidad pero asequible a todo el mundo y con una clara vocación social.

El teatro ofrece espectáculos escolares, familiares, magia, teatro de todos tipos (también musicales),música, ópera, zarzuela, cine, documentales, danza, y un etcétera muy largo.

Y también las actuaciones de los más de 20 grupos que en este momento hay a la Asociación Centro Cultural San Vicenç de Sarriá, que es quien lo gestiona actualmente.

Copyrighted Image

error: Contenido protegido.